Posts tagged ‘música tradicional’

NUBA – Anónimo


Atrium Musicae de Madrid dir. Gregorio Paniagua album “Musique Arabo-Andalouse” (Harmonia Mundi, 1977)

1. Inshad – Insiraf

2. Touchia – Sana’a

La música que vuelve a la vida gracias a las orquestas tradicionales del norte de África da buena muestra del nivel cultural que pudo llegar a alcanzarse en la Andalucía medieval. Lo que se escucha en este disco de Atrium Musicae son fragmentos de una nuba (nawba), especie de suite vocal e instrumental con una estructura fija y que permite a los músicos improvisar. Es una aproximación a lo que fue en tiempo la música de los reinos Andalusíes, ya que una nuba completa venía a durar unas 6 horas.

Y por si la imaginación no os sitúa en un reino de jardines y fuentes en el que la música y la poesía (junto al ajedrez) lo inundan todo, debeis saber que existía una nuba diferente para cada hora del día (aunque en Marruecos sólo se han conservado 11 de ellas). En este sentido, la música andalusí está clarísimamente conectada con la clásica India o muchas otras del Lejano Oriente, en que los modos musicales se adaptan a los momentos en que se interpretan, tanto a nivel físico (hora del día, época del año) como psicológico (estado emocional).

Es habitual que toda la música andaluza se relacione con el modo frigio medieval (modo de mi), así como la música árabe, con alguna segunda aumentada por lo exótico. Limitar la riqueza artística andaluza o árabe a este cliché es una simplificación muy lejana a la realidad. La música andalusí heredó los ocho modos orientales (griegos), que aumentó hasta doce en el siglo IX y a los que añadió otros cinco en el XIII, llamándose a partir de entonces maqamat.

Si comparamos esta música con la que se venía desarrollando en los reinos cristianos vemos que, mientras estos centran su interés y estudio en las formas religiosas, aquella tiene un carácter indudablemente profano, abordando temas como el amor, la belleza, la sensualidad, siempre referidas a la perfección de la obra de dios. Es decir, habían “humanizado” su música religiosa, produciendo así una maravillosa música profana instrumental y vocal. De nuevo muestras de que una mente abierta permite avanzar en el arte sobre la cerrazón cristiana, a cuyos reinos les costaría mucho más desarrollar una música instrumental o profana digna de mérito.

Punto aparte merece la interpretación de estas piezas. La base melódica queda establecida a priori, y sobre ella se desarrolla una improvisación de todos los instrumentos que intervienen (sin determinar), aportando cada uno los adornos o variaciones que estime convenientes. Este juego melódico se conoce como heterofonía, textura en la que sólo interviene una melodía pero que logra crear un atractivo juego polifónico que a oídos occidentales puede resultar algo chocante. Es ese tipo de técnicas que, de antiguo, resultan increíblemente modernas. Atrium Musicae no acentúa el carácter heterofónico -es un punto de vista más occidental- pero las orquestas tradicionales andalusíes de Marruecos, integradas por un importante número de instrumentistas, son menos reticentes a crear esa “nube sonora”, esa red de melodías que camina conjuntamente.

Para otro post dejaré la cuestión instrumental, de la que hay que hablar en profundidad. De momento conformémonos con una versión que utiliza prácticamente los mismos instrumentos para hacer música andalusí, sefardí o cristiana medieval (es decir, muy a la “España de las tres culturas”).

Una música que era interpretada durante tanto tiempo y en un contexto muy distinto del de los conciertos actuales resulta difícil de asimilar en la cultura del “usar y tirar”, de las prisas y el afán de lucro. Y un grupo como el de Paniagua tan sólo puede traer al público moderno el aroma de un reino que se perdió en el tiempo.

[Youtube = http://www.youtube.com/watch?v=JyhESs3CuRM%5D

Anuncios

16 septiembre 2009 at 8:06 am Deja un comentario

GAMELAN GONG KEBYAR – Música tradicional balinesa


El gamelán es un grupo instrumental indonesio integrado por instrumentos en su mayoría de percusión, aunque también puede contener flautas de bambú o cuerda pulsada. Existen gran número de estilos y agrupaciones dentro del gamelán, en general de raíces bastante antiguas, si bien el que hoy nos ocupa (Gamelan gong kebyar) tiene apenas un siglo y se ubica en la isla de Bali. Como tanta otra música oriental, la poesía no se encuentra ausente: Kebyar significa algo así como “el proceso de la floración”, haciendo referencia a los profundos cambios de tempi y de dinámica que se producen en las interpretaciones. Es el estilo que goza de mejor salud y mayor éxito (si podemos hablar de éxito para una música así) en el mundo occidental.

Mucho podríamos hablar sobre el gamelán y quedará continuar este post en posteriores. Hoy me centraré en lo que ha hecho que algo que dista tantísimo de la música occidental pueda generar un “amor a primera oida” en personas como yo. Si escuchais mientras veis el vídeo adjunto, comprobaréis una serie de características importantes:

a) Un uso virtuoso de la percusión, con una ritmica muy libre pero a la vez precisa;

b) Lo numeroso del grupo, algo que exige una conexión especial entre los intérpretes;

c) El parecido con determinadas músicas contemporáneas occidentales, especialmente con el minimalismo.

Música para percusión en oídos de un percusionista… empezamos bien. El primer estímulo es, por tanto, conceptual: una orquesta integrada casi exclusivamente por instrumentos de percusión, y encima haciendo música tradicional, es algo muy llamativo. En el caso de los tambores tenemos ejemplos más cercanos en Cuba, Brasil o muchos países africanos. Pero los del gamelán, para colmo, son casi todos idiófonos, y conservan, como los anteriores, la capacidad de conectar con lo más primitivo de nosotros, de sugerirnos una visita a lo ancestral. Con sinceridad, ¿quién no ha visto referencias sexuales en esos gongs o en los palos con los que golpean?

La conexión existente entre cada instrumentista y el grupo es lo segundo que te deja embobado. Los movimientos de los intérpretes al unísono parece a menudo una danza y la sincronización se diría que tiene cierta espiritualidad. Daos cuenta de que no hay directores en los gamelán. La interpretación se basa en una serie de repeticiones circulares de rítmicas que generan la sensación de tiempo circular tan presente en Oriente (con la reencarnación, por ejemplo).

Por último, recuerdo escuchar un gamelán balinés y pensar automáticamente en la 3ª construcción en metal de John Cage. O viceversa con obras como las Sonatas e interludios para piano preparado, del mismo autor. Puede suceder algo parecido con autores como Steve Reich u otros minimalistas. El motivo es diferente en los dos casos: Cage practicaba el budismo zen y sus obras tienen la huella de la espiritualidad oriental y la suspensión del tiempo característica. En el caso de los minimalistas, el deseo de suspensión temporal se produce no por cuestiones filosóficas sino estéticas, si bien el resultado a menudo es muy similar. En cualquier caso, la música tradicional balinesa tiene la capacidad de situarse, como quien no quiere la cosa, junto a la vanguardia europea y americana del siglo XX. Pocas músicas populares pueden decir lo mismo.

Quedan en el tintero demasiadas cosas, pero como introducción queda. Para otra ocasión, más.

[Youtube = http://www.youtube.com/watch?v=ldPMifPbngc%5D

PD. Si escucháis determinados fragmentos del final, ¿no os recuerda a la música electrónica de baile?

19 junio 2009 at 2:01 pm 5 comentarios

MALKA MOMA – Le mystere des voix bulgares


Composición de Filip Kutev (1903-1982). Solista: Yanka Rupkina. Coro femenino de la Radio y Televisión Búlgaras.

Composición de Georgi Genom. Solista Neli Andreeva. Ensemble Folclórico Nacional “Filip Kutev”

[Este post ha sido corregido en los comentarios adjuntos según los datos que arriba figuran. He preferido mantenerlo tal y como se redactó ya que los detalles referentes al análisis de la obra siguen teniendo vigencia. Para más datos sobre los intérpretes y compositores, leer la nota correspondiente]

Bajo el nombre de “Le mystere des voix bulgares” se encuentra el Coro femenino de la Radio y la Televisión Búlgaras, dirigido por Dora Hristova. A finales de los 80 y comienzos de los 90, con el advenimiento de la etiqueta “new age”, graban (o reciclan grabaciones anteriores) para el sello 4AD una serie de piezas tradicionales búlgaras con armonizaciones cargadas de matices contemporáneos. La fusión entre música y voces populares y armonías complejas (normalmente a 6 voces) obtiene una espectacular atención mediática y obtiene un grammy con su Volumen 2.
La obra que escucharemos pertenece a Filip Kutev, quien fundó este coro y está considerado como el “padre de la música coral y folklórica búlgara”. Su manejo del coro es espectacular; las voces femeninas que utiliza, que podemos considerar más cercanas al canto popular que al lírico, se mueven por registros medios con soltura, utilizando de manera magistral armonías modales modernas que imprimen interés y complejidad sin que sea difícil para las cantantes. Es frecuente el uso de séptimas y novenas, así como las relaciones lejanas entre los centros tonales. En cierto modo, este empleo de relaciones modales coincide con las características de la música popular búlgara, heredera de los imperios bizantino, otomano y griego.
Con respecto al ritmo, la música balcánica es maravillosa. Béla Bartók ya había traido a occidente los ritmos de amalgama húngaros y gitanos, y en este sentido no faltan ejemplos en las antologías búlgaras de Le mystere des voix bulgares. En este caso no nos salimos de una rítmica binaria sencilla, si bien el fraseo irregular está acentuado por el desplazamiento armónico del coro con respecto a la solista.
Y hablando de la solista, Yanka Rupkina hace gala en esta sentimental melodía de sus mejores cualidades. Una voz con una impostación natural sorprendente, de registro medio (aquí) pero con el timbre agudo característico de la música búlgara. Está considerada, no en vano, una de las mejores cantantes del país.
A todo esto hay que sumarle la gracia que tiene que se vistan como lo hacen, con esos trajes típicos de fiesta pueblerina, y que canten todas juntitas, dándose la mano o cogiéndose por los brazos. Después de verlas actuar no hay quien se trage al coro X o Y vestidos de gala y con las partituras fotocopiadas en las carpetas negras, ¿no os parece?

[Youtube = http://www.youtube.com/watch?v=gdqjcW8u7Lw%5D

MALKA MOMA (Niña)
Una niña le reza a dios.

Por favor, dios, dame los ojos de una paloma,
por favor, dios, dame las alas de un halcón,
así podré volar sobre el río Dunav,
así podré encontrar a un chico al que amo.

Y dios le dio las alas de un halcón.
Y ella encontró a un chico al que amaba.

2 junio 2009 at 2:51 pm 23 comentarios

PRAYER – Huun-huur-tu


Interpretado en directo en el Philadelphia Folk Festival (Agosto de 2006).

La primera vez que escuché cantos guturales fue en un CD de músicas del Tibet que me compré en mi afán por recopilar las músicas más extrañas del mundo. En el disco venían meditaciones budistas en registros que yo consideraba inhumanos, y que más o menos sonaba a cuarenta minutos seguidos de lo que parece ser siempre lo mismo. Cuando mi amigo Carlos me pasó el The Orphan’s Lament de Huun-huur-tu (Shanachie, 1994), la cosa había cambiado bastante. Mi interés por los experimentos vocales era enorme y la música del grupo se había acercado al mundo occidental lo suficiente como para que pudiera disfrutar de “canciones” como estas.

La gran aportación al mundo de la música la proporcionaba el canto difónico que se practica en la región de Tuvá, patria del grupo. Se trata de una técnica consistente en potenciar diferentes armónicos de la voz, hasta el punto de que llegan a oirse dos sonidos diferentes: uno grave que hace de pedal (un sonido mantenido) y otro muy agudo con el que son capaces de formar una melodía (suena parecido a un silbido). Además de esta técnica utilizan también otras, como el canto gutural, con el que logran emitir sonidos extremadamente graves. (Si estás interesad@ puedes leer este artículo).

Prayer comienza como una especie de tantra a capella, cantando todos de garganta y produciendo gran número de armónicos que todos se mezclan aleatoriamente. A mi me gusta en particular el ritmo que se crea con las respiraciones de los cantantes, y los silencios naturales de las inspiraciones para atacar el siguiente sonido. La segunda sección arranca con la entrada de los instrumentos, ya con un pulso bien definido, que acompañan a una melodía de corte popular, en escalas modales basadas precisamente en los armónicos, de los que salen la mayoría de las escalas pentatónicas asiáticas, por cierto. Alternan melodía con letra, con melodía de armónicos (sygyt). Al final, para goce de mis tímpanos, realizan una fusión de diversas técnicas y, en un tour de force, dos de los componentes se van pasando la melodía principal para acabar, como no podía ser de otro modo, todos juntos.

Los bosques taiga de Tuva en los que viven los pastores seminómadas que crearon esta música nos trasladan a un paisaje sonoro radicalmente distindo del nuestro. El silencio, el sonido de la naturaleza en estado puro, los animales, el viento, todo es diferente. No en vano nace en esta región una música que sirve de contrapunto a los sonidos de un paisaje lleno de zumbidos, borboteos y susurros. Los pastores responden a la naturaleza con su canto, dentro de su concepción animista de la vida. En realidad, la música de Huun-huur-tu fue impulsada por una etiqueta comercial con forma de corriente musical llamada “new age”, y en este sentido queda exenta de toda esa magia. Como beneficio de global-comercialización, hoy día podemos escuchar su música en un escenario occidental sin tener que trasladarnos al Asia profunda. Exacto, podemos trasladarnos, aunque sea mentalmente, al Asia profunda.

[Youtube = http://www.youtube.com/watch?v=bVkJ1Bf-QzU%5D

15 mayo 2009 at 3:59 pm 1 comentario


AUDICIONES


Creative Commons License
Todos los post de este blog se encuentran bajo licencia de Creative Commons.

Diseño: Marcos Padilla

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 69 seguidores

Feeds

Novedades

Categorías

La Catedral Sumergida

Ofertas CO2 neutral

Recomendaciones

De Madonna al canto gregoriano
De Madonna al canto gregoriano: una muy breve introducción a la música
Nicholas Cook

Quizás el subtítulo es lo que más pudiera despistar de este fantástico alegato contra la tradicional concepción "elevada" del arte musical con mayúsculas. Especialmente recomendado para quienes, como yo, procedemos de conservatorios y se nos ha insistido en la predominancia de Beethoven o Brahms sobre las músicas "menores".

Encuesta


A %d blogueros les gusta esto: