Posts filed under ‘New wave’

LOVE MY WAY – The Psychedelic Furs


Del álbum Forever now (CBS, 1982)

Los Pieles psicodélicas sacaban su álbum recopilatorio All of This and Nothing en el año 88, estando yo en plena adolescencia y receptivo para todo aquello que sonase a pop y rock “diferente”. Gracias a este vinilo, que aún conservo, conocí y berreé todos sus éxitos. Y recuerdo especialmente la sensación que tenía cuando escuchaba su música: era una especie de inquietud. Me gustaban sus canciones, son pegadizas y funcionan en general con comodidad. Es un pop con un alto potencial comercial. Sin embargo, la voz cascada y más grave que aguda de Richard Butler, los teclados oscuros de pads ochenteros dando pinceladas por aquí y por allá, el uso del saxofón (instrumento que no apreciaba yo en su justa medida) y esa cierta melancolía que respiraba la new wave, me dejaba sin saber si debía apostar todo por ellos o retirar la puja. Hoy tengo la respuesta, muy lógica y evidente: depende ;)

Dando un repaso a su discografía y sus éxitos, encuentro detalles que refrendan mi opinión. La propia estética de las portadas pasa del estilo Velvet y de pop Warhol que lucen en sus primeros discos, al glamour que respira su 4ª portada, cercana a la estética glam, e incluso a recordarnos a ese Michael Jackson del vídeoclip “Bad” en la 5ª.

También vemos cómo los productores de cada LP son diferentes, y eso se aprecia con claridad en un recopilatorio. Cada canción te lleva a sitios distintos. No puedo decir que suene a eclecticismo, porque es un grupo con un sonido muy peculiar y personal. Pero “Love my way” fue producido por Todd Rundgren, y no es una información gratuita, como luego veremos.

Lo que sí aprecio en la carrera de estos chicos es un cierto anhelo de éxito comercial, una aproximación a un público de masas. Y eso es algo que te obliga estilísticamente hablando a lo largo de tu carrera. ¡Ojo! No lo digo como algo peyorativo, en muchas ocasiones ha generado productos de gran calidad y perdurabilidad en el tiempo.

Este es para mi el caso de “Love my way”. Y más aún ahora que parece que el indie tiene que sonar a los 80. Cuando escuchas un tema como este pasados 30 años y piensas que supera a muchas de las propuestas actuales en esa línea, que la muchachada “independiente” de hoy podría considerarlo un éxito, es cuando te das cuenta de la calidad de este trabajo.

Seré en esta ocasión os daré diez razones para escuchar la canción y disfrutarla con más intensidad:

1. La ya citada voz de Richard, sello personal del grupo.

2. El uso del xilófono (gloria bendita). En el videoclip aparece una marimba, más potente visualmente hablando, pero yo apostaría por que es un xilo.

3. La serie de acordes de la estrofa sobre un modo frigio: Do mayor – Si menor.

4. La resolución del estribillo con los acordes Do mayor y Re mayor, que siguen flotando sobre dicha modalidad. Me encantan estas figuras armónicas que no descansan sobre el centro tonal que nuestro oído nos pide (que sería Sol) y que evolucionan con tan sólo tres acordes.

5. ¡El bajo, por favor! Se usa con mucha prudencia. En la estrofa aparece y desaparece, un detalle que no todo el mundo aprecia, pero que siempre se nota. Cuando llega el estribillo, a marcar con fuerza las corcheas, como requiere el momento.

6. Y esto me lleva al estribillo. Que maravilla cuando una canción sabe contenerse para emocionar cuando hay que hacerlo. Fijaos en cómo crece el tema. Esto es algo de lo que a menudo se olvidan las producciones actuales “ochenteras”.

7. Guitarra comedida y teclados muy cuidados, con un par de pads y algún detalle en las estrofas… que gusto.

8. No he hablado de la batería, sin grandes aspavientos pero siempre en su sitio. Fijaos al final de la canción como usa el base y los toms, así como en los estribillos. El sonido, claro está, nos sitúa en su época, con esos bombos con mucho agudo y esas cajas tan características.

9. No os perdáis ese momento, sobre el minuto y medio, en que el estribillo es cantado sobre la base armónica de la estrofa. Lo que decía antes, esto es hacer que lo música evolucione con tan sólo tres acordes.

10. Esas letras que no dicen nada pero que tienen sentido. Muy de ingleses de aquel momento, dejando atrás el punk pero recordándolo en detalles. Por otra parte, no deja de ser otro “my way”.

Creo que son razones suficientes. Escuchad y opinad al respecto.

Versión en directo, en el programa “La edad de oro” de RTVE, año 84:

Anuncios

2 abril 2012 at 4:19 pm 4 comentarios

HAPINESS IS EASY – Talk Talk


Del álbum The colour of spring (EMI, 1986)

A finales de los 80 hizo acto de aparición en mi casa un invento que, curiosamente, me abrió los oídos a gran cantidad de música. Se trataba del hilo musical. Y digo curiosamente porque era un aparatejo pensado para poner música al consultorio de un dentista o al hall de un hotel, es decir, en principio su objeto era programar música de ascensor. Se trataba de radio de pago, sin anuncios, aunque la calidad del sonido no era nada buena (insisto: ¿quien quiere altas calidades si va a sonar por el sistema de megafonía de un aeropuerto de los 80?). Tenía varios canales de diferentes estilos y a menudo ponían los discos completos, algo que movería a mi padre a decidirse a instalar tal invento en casa.

Editaban una revistita en la que venía la programación del mes y yo, amante de la música ya entonces, la seguía con fruición, buscando discos interesantes que grabar y que descubrir. De esta manera me encontré con joyas como el primer disco de la neoyorkina Suzanne Vega, el “Confessions of a pop group” de The Style Council o el disco que hoy nos ocupa, del que no habría tenido noticia de no ser por el aparatito en cuestión. En todos ellos encuentro, aún hoy día, la melancolía de esa época de mi vida, que se suma al sonido mate un poco marca de la época y un poco debido a las grabaciones en cinta que yo hacía sobre aquellas emisiones de dudosa calidad.

Talk talk era un grupo que había triunfado (relativamente) con algunos éxitos en sus dos anteriores discos, siendo encasillado dentro del synth-pop y comparado con grupos como Duran Duran. Y llegó su tercer disco, que suele significar la consagración o la definitiva decadencia. Ellos optaron por la tercera opción, tomar un camino secundario al del éxito o el fracaso y hacer la mejor música que podían hacer, lo que les supuso serios problemas con EMI y el reconocimiento de la crítica (que no del público) con el paso del tiempo. El disco merece la pena en muchos de sus cortes, siendo para algunos, junto con sus siguientes álbumes, precursores del post-rock. No veo tan clara esta afirmación, más bien se trata de una ampliación de los límites del pop, utilizando armonías, formas e instrumentaciones más cercanas al jazz y a músicas más cultas, por así decir.

“Hapiness is easy” tiene la responsabilidad de abrir esta magnífico álbum. Lo hace una batería “a pelo” que nos sitúa ya en la vanguardia: sigue sonando actual. El bajo rompe esa situación y se mantiene presente y muy activo, añadiendo interés rítmico con prolongados silencios, un efecto que me encanta y que da relevancia a su participación. La instrumentación está pensada al milímetro, surgiendo de la maraña polifónica el piano, la guitarra, los teclados y las cuerdas. Sobre este tejido sobrevuela la cálida y extraña voz de Mark Hollis, a la que se sumarán los niños que aparecen en el estribillo (un curioso estribillo, por cierto, sobre el ostinato de una guitarra acústica). Las sutiles modulaciones que se suceden y el fantástico sonido de sintetizador elegido para el solo permiten que tenga una duración superior a seis minutos y que supere dicha prueba.

No cabe duda de que estamos aún ante una producción de la new wave, pero el uso que se hace ya de los sintetizadores y su cómoda relación con los instrumentos acústicos es muy de agradecer. Y, sobre todo, la enorme calidad que demuestra la armonización, esa textura de instrumentos que van surgiendo por aquí y por allá aportando color. Supongo que ese es el “Color de la primavera” versión Talk Talk. Disfrutémosla, ahora que el azahar ha hecho (¡por fin!) acto de aparición por las calles sevillanas.

[Youtube = http://www.youtube.com/watch?v=tpGkiZ7FGmg%5D

10 abril 2010 at 6:22 am 3 comentarios


AUDICIONES


Creative Commons License
Todos los post de este blog se encuentran bajo licencia de Creative Commons.

Diseño: Marcos Padilla

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 68 seguidores

Feeds

Novedades

Categorías

La Catedral Sumergida

Ofertas CO2 neutral

Recomendaciones

De Madonna al canto gregoriano
De Madonna al canto gregoriano: una muy breve introducción a la música
Nicholas Cook

Quizás el subtítulo es lo que más pudiera despistar de este fantástico alegato contra la tradicional concepción "elevada" del arte musical con mayúsculas. Especialmente recomendado para quienes, como yo, procedemos de conservatorios y se nos ha insistido en la predominancia de Beethoven o Brahms sobre las músicas "menores".

Encuesta


A %d blogueros les gusta esto: