LA CATEDRAL SUMERGIDA – Claude Debussy

12 junio 2010 at 8:10 am 13 comentarios


LA CATHÉDRALE ENGLOUTIE. Primer libro de Préludes pour piano, Preludio Nº10 (1909-1910).

Enredado en mis asuntos musicales me encuentro, grabando una maqueta de un proyecto más pop que otra cosa, y buscándole nombre a la historia. Pues bien, éste es uno de los nombres que me vinieron a la mente cuando me lo planteé por primera vez: “La catedral sumergida”. Tan hermoso me parece el título que Debussy eligió para su décimo preludio. Hace referencia a la leyenda bretona de la ciudad de Ys, que se había construido por debajo del nivel del mar y cuyas puertas debían permanecer cerradas en marea alta. Hay un santurrón por medio que advierte de los pecados, que si el señor os castigará y esas cosas, terminando la cuestión con la obvia destrucción de la ciudad por el mar. Se dice que las campanas de su catedral se pueden escuchar cuando baja la marea, con el balanceo de las olas.

Esta bella historia recibió de Claude Debussy la mejor “pintura sonora” que pudieramos imaginar. Y la llamo así porque esa era la intención del impresionismo musical: producir en el oyente sensaciones cercanas a las impresiones pictóricas a través de colores tonales y tímbricos, de melodías fragmentadas que sugieren texturas y de sutiles armonías. Veamos cómo logra el francés impresionar nuestra imaginación.

En música instrumental, cada uno puede imaginar a su antojo, pero está bastante claro que los acordes ascendentes que utiliza el francés en la primera sección crean la sensación de burbujas que ascienden de las profundidades, y que el tipo de armonía que utiliza, con paralelismos de quintas ascendentes, crea un ambiente “submarino”, una especie de resistencia del ambiente al movimiento, como sucedería bajo el agua. A ello colabora el uso del pedal, que funde las sonoridades en un “caldo armónico” de gran riqueza.

Es interesante esta apertura por sus connotaciones musicales. El uso de una escala pentatónica nos recuerda a oriente, algo que tal vez nos descoloque un poco, teniendo en cuenta la ascendencia bretona de la leyenda. No olvidemos, sin embargo, que Debussy había quedado fascinado por la música oriental en la Exposición Universal de París de 1889, y especialmente por los gamelán javaneses. Sus percusiones estarían en la mente del autor en muchísimas obras para piano (que no deja de ser otro instrumento de percusión). El gusto por lo exótico podría tener sus raíces en un posromanticismo, pero los paralelismos de quintas son una clara apuesta por algo nuevo, por una vuelta a la sencillez y a los orígenes de la polifonía. Aquí están perfectamente en consonancia con la historia, ya que nos sitúa en un monasterio medieval, con los cantos de los monjes.

La catedral empieza a asomar por el agua, las campanas empiezan a tintinear (una nota en octavas que se repite insistentemente), el agua resbala por las petreas superficies en cascadas y entre la neblina matinal podemos escuchar el órgano de la iglesia, potente aún. Es el momento glorioso en que suenan las campanas en poderosos acordes paralelos que se funden en una única y densa armonía. 

 

Volvemos al ambiente del principio: la catedral regresa al fondo marino. Los sonidos se vuelven oscuros y “vemos” como desaparece la mole entre las aguas. Pero todavía tiene Debussy una sorpresita armónica guardada en la manga. Justo cuando se sumerge definitivamente bajo las aguas, una serie de acordes modulantes con notas añadidas nos avisan de que la imagen desaparece. Las campanas vuelven a sonar mitigadas por el grave fondo marino y unas últimas burbujas ascienden a la superficie, recuerdo de un mundo perdido.

El ataque al sistema tonal y a la armonía romántica nos resultan, en la distancia del tiempo, demasiado sutiles. La música de Debussy suponía un giro hacia el antirromanticismo mayor que el que proponían los atonalistas, herederos, al fin y al cabo, de los sistemas wagnerianos y de la tonalidad ampliada. Los sonidos impresionistas estarían también más cercanos a la búsqueda tímbrica que predominaría en tantos músicos del siglo XX, desde los futuristas hasta los espectralistas, que las complejidades teóricas del dodecafonismo, más interesados en lo conceptual que en el sonido por el sonido.

Estos atrevimientos debussyanos quedan ocultos en una cobertura extramusical que facilita la escucha y nos hace pensar que es “menos del siglo XX”, por así decir. No nos engañemos. Ha pasado un siglito, y eso, de alguna forma, se tendría que notar.

Versión de Claudio Arrau, magnífica, si bien con foto pelá:

Arturo Michelangeli en vídeo, también estupenda y aquí con el señor interpretando:

Entry filed under: Impresionismo, Música clásica. Tags: , , , , , , , , .

HALFWAY HOME – Morgan Van Dam OVER THE RAINBOW – Judy Garland

13 comentarios Add your own

  • 1. oC  |  29 agosto 2010 a las 10:16 am

    ¡Llegó el ansiado momento!
    Las canciones de “La catedral sumergida” han visto la luz en Estudios Sputnik de Sevilla, a eso de las dos de la tarde del pasado jueves :p
    Puedes escucharlas en:
    http://www.myspace.com/lacatedralsumergida

    Responder
  • 2. Grace  |  8 septiembre 2010 a las 11:57 am

    Maravilloso!! Soy tu grupi!!!

    Responder
  • 3. Luciana  |  28 noviembre 2010 a las 6:11 pm

    Porfavor me podrian decir las caracteristicas de la obra la catedral sumergida de debussy? PORFAVOR LO NECESITO PARA NO LLEVARME LA MATERIIIIIAA

    Responder
  • 4. oC  |  29 noviembre 2010 a las 6:49 am

    Bueno, creo que tienes un análisis más o menos preciso en el post, pero si necesitas saber otras cosas en concreto… pregúntalas. Eso sí, recuerda que esto no es “El rincón de vago” ;)
    Saludos!

    Responder
  • 5. isabel  |  26 junio 2011 a las 11:50 pm

    Pero al ver todo esto, me surgio una pregunta, esto podria ser considerado una obra convencional de debbusy? y si es asi porque?
    sory, esta pregunta me surgio al ver estas hermosas palabras que habias escrito, muy interesante todo por cierto ;)

    Responder
  • 6. oC  |  27 junio 2011 a las 9:25 am

    No tienes que pedir disculpas, me parece maravilloso que comentes el post y preguntes. No sé si he entendido la pregunta. ¿Te refieres a que, pese a que se trata de un “ataque” a la tonalidad romántica, es una obra dentro de un estilo cerrado y concreto? Claro que sí. Debussy es fácilmente reconocible por sus características musicales, que lo diferencian, incluso, de otros coetáneos franceses. De hecho, hay quien piensa que es el único compositor impresionista de verdad. Pero el impresionismo tiene sus reglas y patrones, como todo estilo.
    Quizás te refieras a otra cosa: a que es una obra menos atrevida que otras. En ese caso, no me he expresado bien en el post. Debussy realiza una música que sorprende en su momento, que no puede ser considerada (en el ámbito musical de principios del siglo XX) “convencional”. Lo que sucede es que se trata de unos atrevimientos que, a oídos modernos, podrían resultar casi inocentes. Pero en dos aspectos se aleja de la tradición de su tiempo: 1º al utilizar melodías y armonías no tonales, sino modales (bien tomadas de músicas populares, bien de los modos griegos o medievales, bien haciendo uso de nuevos modos, como la escala de tonos enteros); 2º al hacer que pese más el timbre del sonido que las relaciones armónicas tonales (un enlace de dos acordes no tienen sentido tonal -p.e. tónica-dominante- sino tímbrico -una sonoridad da paso a otra sonoridad.
    Me meto en complejidades que no sé si entiendes, Isabel, pero me has pedido una explicación y he tratado de dártela. Si aún así no te queda claro, pregunta de nuevo, que soy profe y estoy acostumbrado a insistir en un concepto.

    Responder
  • 7. isabel  |  5 julio 2011 a las 10:26 pm

    sii, gracias por la explicacion! :) , pero , no entiendo porque no puede ser considerada convencional?cuales serian las cualidades que hace q suene convencional?
    perdon q insista sobre la pregunta, soy una amante de la musica clasica, pero me cuesta entenderla…

    Responder
    • 8. oC  |  13 julio 2011 a las 3:08 pm

      Cuando digo convencional, quiero decir lo que era más frecuente en la época de Debussy. La música más popular y cercana a un público extenso. Convencional significa que sigue unas convenciones, es decir, unos patrones asumidos por los artistas sobre lo que está bien hecho. Debussy se aleja de esa convención para crear algo nuevo, para alcanzar un concepto de la belleza diferente de la que era “convencional” en su época.

      Piensa que estamos en los finales del Romanticismo, y que la estética romántica es la que estaba más asumida socialmente. En esta misma época estaban componiendo valses de gran éxito los Strauss, y era frecuente hacer uso de la ampliación de la armonía clásica que significó la música de Wagner. Debussy da un paso más allá, prescindiendo de las convenciones tonales (vuelvo a usar la palabra) y usando el sonido con mayor libertad, sin las restricciones que una convención impone.

      Esto significa que, con el tiempo, las novedades del impresionismo se establecieron como convenciones. De hecho, la mayoría de los compositores de bandas sonoras del siglo XX (e incluso ahora mismo) usan con frecuencia las técnicas de Debussy, lo que hace que sea música convencional entre estos autores. Pero cuando fue creada por el francés, no lo era.

      No sé si te aclaro bien la cuestión. Me da la sensación de que consideras que lo convencional es positivo, y yo no lo entiendo así. De hecho, no es ni positivo ni negativo, es un hecho. Hay autores que, haciendo uso de las convenciones de su época (como Mozart) crean una maravillosa música, mientras que otros, como en este caso, hacen obras geniales apartándose de la convención musical de su tiempo.

      Puedes seguir insistiendo, por mi, sin problema. Un saludo.

      Responder
  • 9. Iván  |  6 febrero 2012 a las 12:12 am

    Yo tambien soy profesor pero no de música y al leer la forma como contesta y resuelve la pregunta nos da a todos una hermosa explicación de la obra de DEBUSSY, permitiendo que todos comprendan lo grande que este autor estaba haciendo para el progreso de la música al hacerla avanzar hacia el futuro, enraizándola en el pasado- medieval, quintas paralelas, modos religiosos, etc-.
    Y además Usted va más allá y nos da un magistral lección de como debe ser un Maestro, no un profesor, pues ama usted enseñar y lo ejerce como debe ser, con: paciencia, entusiasmo, amor y respeto tanto por el tema y más aún, por el alumno.

    Felicitaciones y que Diós y la vida lo conserven haciendo su bella labor.

    Iván Aristizábal R.

    Responder
  • 10. oC  |  6 febrero 2012 a las 7:24 am

    Gracias por sus palabras. Le deseo a usted lo mismo, Iván.

    Responder
  • […] historia recibió de Claude Debussy la mejor “pintura sonora” que pudieramos imaginar” (megustaestamúsica.wordpress.com). De alguna manera, la música de La Catedral Sumergida tiene algo que ver con ésto de lo que […]

    Responder
  • 12. Gonzalo  |  9 mayo 2015 a las 3:21 pm

    y que me dirías sobre la mixtura o el paralelismo modal?

    Responder
    • 13. oC  |  15 junio 2015 a las 6:49 am

      Pues no sé ¿qué quieres saber en concreto? El uso de varios modos simultáneos es característico de muchas vanguardias de principios de siglo XX, especialmente el neoclasicismo, aunque yo no la veo muy presente en esta obra en concreto. Debussy a mi juicio estaba explorando más sonoridades de acordes individuales, y no veo tanto un contrapunto de varios modos superpuestos. Es decir, los acordes de Do mayor, por ejemplo, pueden aparecer con 7ª, 9ª, 11ª o con notas añadidas, 4ª, 6ª… buscando un efecto más extático (entiendo yo), cambios de color, nuevas sonoridades, en lugar de simultanear dos modos como, por ejemplo, si hacían claramente Stravinsky o Bartok en algunas de sus obras.

      Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


AUDICIONES


Creative Commons License
Todos los post de este blog se encuentran bajo licencia de Creative Commons.

Diseño: Marcos Padilla

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 62 seguidores

Feeds

Novedades

Categorías

La Catedral Sumergida

Ofertas CO2 neutral

Recomendaciones

De Madonna al canto gregoriano
De Madonna al canto gregoriano: una muy breve introducción a la música
Nicholas Cook

Quizás el subtítulo es lo que más pudiera despistar de este fantástico alegato contra la tradicional concepción "elevada" del arte musical con mayúsculas. Especialmente recomendado para quienes, como yo, procedemos de conservatorios y se nos ha insistido en la predominancia de Beethoven o Brahms sobre las músicas "menores".

Encuesta


A %d blogueros les gusta esto: