THRILLER – Michael Jackson

28 junio 2009 at 11:35 am 4 comentarios


Sencillo del álbum Thriller (Epic Records, 1982). Videoclip dirigido por John Landis (1983).

Pues parece que este año será recordado por algunas despedidas importantes, como la del “rey del pop”. Y no por menos inesperada ha sido trago fácil para sus admiradorxs, a tenor de lo que dicen los informativos. Yo particularmente soy de los que considera que hace demasiado tiempo que perdió sus, en su día, sobresalientes cualidades y que el escaso interés que despertaba era pasto de magazine de tarde y programas basura por el estilo.

En cualquier caso, Michael Jackson fue grande en otros tiempos, y por ese motivo lo convoco a esta cita. Y lo hago con un vídeoclip-cortometraje que fue realmente mítico, así como el propio disco homónimo que incluía “Thriller”, el álbum más vendido de la historia con la friolera de 109 millones de copias, que no es moco de pavo. Como siempre, pongo esta canción por cuestiones personales y, claro, porque me gusta, aunque daré algunos detalles, como siempre hago, sobre qué pudo suceder para que fuese tan popular en su momento.

Recordaba ayer con Mash las apariciones del videoclip en España. Recuerdo que yo lo vi por primera vez en navidades, y lo emitieron en el programa especial de fin de año, presentado por los populares “Martes y trece”. Recuerdo también el miedo que provocaba aquel videoclip tan largo y terrorífico. Yo no veía todavía pelis de terror (era muy pequeño), pero aquello me dejaban verlo. Y, ademas, no podías evitar verlo. Tenía todo el morbo del cine de terror, condensado en poco más de 10 minutos y dulcificado con las conocidas coreografías. Primer tanto para Michael, el tema funciona y ¡de qué manera!

Visto tras el paso del tiempo, este videoclip, considerado por algunos el mejor de la historia y que redefinió el género, se puede seguir viendo con agrado, aunque es difícil que la generación de la saga de “Saw” sienta las mismas emociones que vivimos los infantes de aquella época con algo tan light. En él podemos disfrutar de una de las mayores cualidades de Michael: el baile. Sin embargo, el tema musical en sí pierde fuelle dentro de la historia. La música incidental de la “película dentro de la película” no tiene ninguna relación con la canción en sí y los cortes que se producen y reapariciones del tema resultan de poca intensidad en comparación con los climax visuales y de guión que se generan. Destacaré en especial el momento en que los zombies rodean a la pareja, con música incidental al uso, su silencio típico y cómo retoma la base de “Thriller” de forma muy débil. Es curioso como la realización visual y dramática es fantástica, pero musicalmente hay una enorme pérdida de interés, que supongo mitigaría la cuestión dance. No hay otra letra, ni vamos al estribillo, ni siquiera tenemos nuevas aportaciones instrumentales que le den intensidad al momento. Tan sólo la parodiada coreografía.

Dejemos atrás las debilidades de la cinta para centrarnos en la otra gran virtud de Michael Jackson, su calidad y registro vocal. El muchacho tenía una dulce pero firme voz con sus hermanitos en The Jackson Five. Creció y con él su laringe, pero quiso Polimnia que mantuviese la tesitura infantil y ampliase algo el registro por la zona grave (no demasiado, pese a las cuatro octavas que su profesor de canto aseguraba que tenía en los 80). Así, el muchacho llegaba a notas estratosféricas con total facilidad. Como suele suceder con las personas que tienen fantásticas voces de forma natural, el Peter Pan del pop fue perdiendo su prodigiosa voz con el tiempo, y últimamente no estaba en su mejor momento. En todo caso, en Thriller brilla con su estilo entrecortado, rítmico y muy personal de cantar. El acompañamiento es muy sencillo, con un bajo sintetizado que se repite una y otra vez, junto al ritmo “disco” secuenciado. Y poco más.

A mi juicio, la música de Jackson se queda demasiado limitada por la necesidad de satisfacer a todo tipo de públicos, perdiendo así potencia. El estilo queda enmarcado por la voz y los bailes, cosa que hace a la perfección. El disco en sí acumula géneros tratando de abarcar los gustos principales del mainstream. Es un sacrificio musical que permitió a su compañía y al propio músico ganar mucho, mucho dinero.

Nota bene: El videotube que aquí muestro tiene subtitulado en castellano. Su calidad es deficiente pero nos permite seguir la historia mejor. Está recortado en determinadas partes. Si queréis escucharlo entero sin subtítulos podéis hacerlo aquí.

[Youtube = http://www.youtube.com/watch?v=lDjvOR3jzoQ%5D

Entry filed under: Disco, Funk, Pop, R&B. Tags: , , , , , .

CHE GELIDA MANINA / SÌ, MI CHIAMANO MIMI – Giacomo Puccini FIRE – Jimi Hendrix

4 comentarios Add your own

  • 1. z.  |  28 junio 2009 a las 8:57 pm

    Y sin embargo, al pretender agradar a un público heterogéneo, arriesgó, lo cual es de agradecer. Al menos lo hizo en su siguiente disco “Bad”, cuando lo fácil habría sido repetir la fórmula de “Thriller”, arriesgando con una producción que sorprendió y desconcertó a la par en su día, y una variedad sonora que le generó tantos nuevos adeptos como detractores de su música.

    A partir de ahí la cosa fue perdiendo interés disco a disco, aunque aún encontramos algunos temas que valen la pena en los siguientes.

    Responder
  • 2. oC  |  29 junio 2009 a las 6:41 am

    Bueno, no sé si utilizaría el término “arriesgar”. Lo que está claro es que si tantísimos millones de personas compraron sus discos de los 80 sería por algo más que por las macro campañas (que también). Para mi el “Bad” adolece del mismo problema de eclecticismo (algo que de por sí no es un problema). Lo que sucede es que no termina de “mojarse” con ningún estilo y al final resulta algo descafeinado, sin querer hacer referencia a la cuestión de su piel, claro está :P
    Es un placer leerte, Sergio. Tus opiniones están siempre bien fundadas, cosa que se agradece. Un abrazo.

    Responder
  • 3. jormontes  |  27 julio 2009 a las 12:36 am

    En el comentario queda claro que a quien lo escribió no le gustó la múscia que se defiuende por sí sola, este tema me encantaba de chico y en ese tiempo no había forma para mí de ver el video; el caul ví hasta mis 18, la música sed efiende por sí sola. No te gusta, no tewgusta y que me importa.

    Responder
    • 4. oC  |  28 julio 2009 a las 7:10 am

      Partiendo de que este blog se llama “megustaestamusica” y que los gustos son algo personal e intransferible, es complicado un comentario en que me diga que no me gusta algo. Lo que sucede es que, pese a que me guste muchas músicas, opino que tienen determinadas limitaciones. Para mi, por ejemplo, es mucho mejor el tema del disco que el del vídeo, en el que ha sido recortado y la forma desquiciada.
      En todo caso, por supuesto que la música se defiende sola, así que me alegro de que le guste esta canción. Aunque tampoco me importaría que la defendiera usted.
      Una pregunta ¿qué significa “el caul ví hasta mis 18”?

      Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


AUDICIONES


Creative Commons License
Todos los post de este blog se encuentran bajo licencia de Creative Commons.

Diseño: Marcos Padilla

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 62 seguidores

Feeds

Novedades

Categorías

La Catedral Sumergida

Ofertas CO2 neutral

Recomendaciones

De Madonna al canto gregoriano
De Madonna al canto gregoriano: una muy breve introducción a la música
Nicholas Cook

Quizás el subtítulo es lo que más pudiera despistar de este fantástico alegato contra la tradicional concepción "elevada" del arte musical con mayúsculas. Especialmente recomendado para quienes, como yo, procedemos de conservatorios y se nos ha insistido en la predominancia de Beethoven o Brahms sobre las músicas "menores".

Encuesta


A %d blogueros les gusta esto: